jj

Beauty is simply reality seen with the eyes of love - Evelyn Underhill - jj

empezar así las mañanas…


empezar así las mañanas - foto @me_and_orla

suena el despertador y emito un pequeño gemido, no me apetece nada, quiero seguir aquí, acurrucada en la colcha un rato más. no hago ningún gesto por levantarme pero a mi lado rícard se remueve y, con más fuerza de voluntad que yo, a mi pregunta de nos quedamos? contesta no.

salgo de la cama y cruzo el pasillo frío y oscuro rápidamente, casi corriendo, y me encierro en el cuarto de baño. enciendo la luz, enchufo apresurada el calefactor y, con los ojos todavía medio cerrados, me cambio, cogiendo la ropa que he dejado allí preparada la noche anterior. me lavo bien la cara con agua tibia y, con la sensación de ser un poco más persona, me dirijo a la cocina donde rícard ya ha preparado los vasos de agua con zumo de limón y jengibre. me tomo el mío y, mientras enjuago el vaso en el fregadero, él ya está en el recibidor con el abrigo puesto, listo para salir. me calzo las bambas, cojo la bolsa y a las 7.05h estamos en la calle.

a pesar del frío gélido que hace, me gusta el trayecto hasta llegar allí porque es el único momento del día en que la calle Fuencarral está vacía y tranquila. camino encogida, con la cabeza agachada y maldiciendo el invierno en esta ciudad, aunque una parte de mí secretamente lo agradece porque, para cuando llegamos, 10 minutos más tarde, ya estoy mucho más despierta.

cuando se abren las puertas del ascensor y salimos a la recepción llega ese olor fuerte a cloro que la mayoría detesta pero que yo, no lo puedo evitar, adoro. imagino que es una de aquellas asociaciones que hace la mente de forma inconsciente, y a mí el olor a cloro me traslada a los viernes por la tarde de hace 23 o 24 años, haciendo natación al salir del cole y volviendo en el autobús con mis amigas mientras nos comíamos una bolsita de patatas o de galletas, hambrientas después del ejercicio.

en el vestuario hay ya 3 o 4 mujeres cambiándose aunque los días más fríos el número de valientes (o de inconscientes) desciende. me quito la ropa en un abrir y cerrar de ojos y, antes de que me haya dado tiempo a repensármelo, estoy subiendo las escaleras que llevan a la piscina. ahí arriba parece que el día lleve funcionando horas: hay tres carriles a pleno rendimiento haciendo clase y los otros tres funcionan a buen ritmo también. nos encontramos con rícard, pasamos escuetamente por la ducha y nos plantamos delante de nuestro carril, el del medio. 

me recojo el cabello, me pongo el gorro, me ajusto las gafas y entro en la piscina. noto la rigidez en mi cuerpo al contacto con el agua y cómo se me eriza el vello y la piel. me sumerjo, el ruido se detiene, apoyo los pies en la pared y me impulso con fuerza. a partir de ahí, ya está. las 3 o 4 primeras piscinas noto como si estuviera luchando en el agua, el frío todavía me corre por dentro y el cuerpo responde con movimientos torpes e irregulares pero, pasados los primeros 100m, algo dentro hace "click", los músculos se relajan, mi cuerpo deja de batallar, ya no hay frío y siento como si el agua y yo fluyéramos juntas, como si fuéramos a una. nunca me doy cuenta de cuándo sucede pero en algún momento ya solo escucho el ritmo de mi respiración y en mi cabeza solo aparece el número de piscinas que llevo nadadas, el resto desaparece por completo. es curioso, solo soy capaz de acallar el ruido en mi mente cuando estoy en clase de yoga o aquí.

el kilómetro pasa volando; si veo que voy bien de tiempo añado alguna piscina más pero entre semana hay menos flexibilidad. no es hasta que salgo del agua que vuelvo a tomar consciencia del cuerpo y noto el esfuerzo realizado, allá dentro no había ningún cansancio. hacemos unos estiramientos con rícard mientras nos adelantamos al día comentando cuál es la previsión de hoy. nos despedimos con un beso y cada uno se dirige a su vestuario y a su día. yo entro en la ducha y el agua casi hirviendo que cae sobre mi cabeza y se desliza por todo el cuerpo es mi recompensa, mi premio particular. me seco, me visto, me peino y a las 8.20h estoy de vuelta en la calle. el frío me golpea en la cara de nuevo pero la sensación es muy diferente a la de hace apenas una hora: vuelvo a casa con la espalda erguida, el frío no me molesta lo más mínimo y, aunque procuro disimular, llevo una sonrisa de satisfacción incontenible todo el camino de regreso.

entro en casa, pongo agua a hervir en un cazo; mientras el agua empieza a hervir, tiendo la ropa y hago la cama y, con una taza humeante que desprende olor a canela, jengibre y cardamomo, me siento delante del ordenador.

buena semana ***


pd. hace un tiempo, 2 años, empecé unos relatos cortos que mezclaban mucho de realidad y algo de ficción a los que llamé historias de un momento. aunque el post de hoy no es uno de ellos, es la descripción de cómo empiezo algunas de mis mañanas, si te apetece leer alguno de aquellos relatos puedes hacerlo aquí (el amanecer), aquí (la espera en el metro), aquí (sobre Marruecos) o aquí (sobre el micromundo de los aeropuertos).


{fotografía de la portada de Sara Tasker (@me_and_orla)}

12 comentarios :

  1. !Buenos días! Con este frío es todo un acto de valentía comenzar así las mañanas, pero debe merecer la pena. El cuerpo y la mente estarán agradecidos.
    !Que tengas buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Débora :) cuesta mucho salir de la cama pero una vez estás ya allí, merece la pena :) buena semana a ti también!

      Eliminar
  2. Me encantan estos relatos!!!! Yo este año también me he propuesto tener mañanas de ejercicio, en mi caso Yoga y a las 7:45 de la mañana ya estoy en la puerta del Centro, reconozco que empiezo el día mucho mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué bien, Noe :) en el centro donde yo hago yoga, temprano solo hacen un día, y voy porque me encanta la sensación con la que sales de la clase y con la que afrontas el día. un beso

      Eliminar
  3. ¡Qué suerte poder empezar así el día! Tomo nota del agua con limón y jengibre, que a eso sí puedo apuntarme :) Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, no está nada mal lo del agua con limón y jengibre :) ayuda a depurar mucho el cuerpo si te lo tomas en ayunas así que empiezas bien el día :) un beso!

      Eliminar
  4. Anna, què bė ho expliques. Sento el mateix a l'aigua.És la meva pau. I quan puc.. a la del mar, encara que faci fred.
    Ara no sóc valenta i tan d'hora em quedo al llit. Un petó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. m'encantaria poder-ho fer al mar, la sensació de llibertat ha de ser increïble. sí, l'aigua és com el meu "hàbitat". un petó ben gran

      Eliminar
  5. Hay Anna, que bien cuentas todo, y que pereza por mi parte, te admiro, casualidades de la vida, ayer con una amiga, me comentaba que hacia eso mismo todas las mañanas y que para ella era su vida, que era como si se encontrase (cuando estaba en el agua) como en el liquido amniótico del vientre de su madre, y que salia como nueva, con las pilas recargadas, yo me lo voy a pensar....(que va ser que no) besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me has hecho reír mucho con lo de "me lo voy a pensar (que va a ser que no)"! yo creo que en el agua encuentro mi entorno natural, como lo que describes de tu amiga, pero evidentemente no es así para todo el mundo. la clave es encontrar algo para ti que haga lo mismo y, entonces sí, hacerlo :) un beso grande, Elena!

      Eliminar
  6. Me he metido tanto en la historia que he sentido como el agua se deslizaba por mi piel y esa sensación tan placentera tras el ejercicio. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay, qué bonita, gracias a ti :) un besazo Chejo ***

      Eliminar

 
Blogging tips